13 de mayo 2017

img

La tecnología de los marcapasos respiratorios que trae Biomagallanes a Chile ofrece la posibilidad de mayor calidad de vida a los pacientes en condiciones de cuadriplejía, apnea del sueño central (congénito o adquirido) y parálisis del diafragma, dándoles mayor libertad sobre el uso de ventiladores mecánicos, entre otras ventajas.



¿Qué es un marcapasos respiratorio?

Un marcapasos respiratorio es también llamado marcapasos de diafragma o estimulador de nervio frénico. Puede ser usado para reemplazar la ventilación mecánica en la mayoría de los pacientes con lesiones de la médula espinal y otras afecciones neurológicas centrales. El sistema consiste de electrodos y receptores implantados quirúrgicamente y de un transmisor externo, el cual envía señales de radio a los implantes a través de antenas flexibles colocadas sobre los receptores. Este sistema ha mostrado ser seguro y efectivo para uso a largo plazo, algunos pacientes por más de treinta años, 24 horas al día.

¿Cómo funciona?

El transmisor genera una serie de impulsos que son enviados por la antena a través de la piel como una onda de radio. El receptor convierte las ondas de radio en impulsos eléctricos que se propagan por el electrodo hasta el nervio frénico. Luego, el nervio envía estos impulsos al diafragma provocándole una contracción, produciendo la inhalación. Cuando los impulsos cesan, el diafragma se relaja, el aire sale de los pulmones por medio de la exhalación. Esta serie de impulsos se repiten cíclicamente resultando en un patrón de respiración normal.



¿Cuáles son las ventajas del marcapaso?

Los marcapasos proveen una respiración mucho más adecuada fisiológicamente dado que usan presión negativa para atraer aire a los pulmones en lugar de forzar el aire bajo presión positiva como ocurre con un ventilador. Esta presión de ventilación negativa permite el habla normal y mejora la capacidad para comer y beber. La movilidad del paciente es mejorada y el funcionamiento silencioso del equipo hace más fácil asistir a clases y funcionar socialmente. Dado que la necesidad de succión de secreciones vía aérea está dramáticamente reducida, los pacientes con marcapaso son menos proclives a infecciones respiratorias. Así también hay un ahorro sustancial de gastos a partir de la reducción en la cantidad de suministros para succión de vía aérea, circuitos de ventilación, mantenciones, etc.

¿Quiénes son candidatos para marcapaso?

Los marcapasos respiratorios requieren un nervio frénico funcional y un diafragma intacto. En los pacientes con cuadriplejía alta (C1 o C2) hay raramente lesiones en los nervios frénicos. Estos pacientes son usualmente excelentes candidatos para un marcapasos respiratorio. En los pacientes con lesiones más bajas (C3 o C4) hay posibilidad de que los nervios frénicos puedan haber sido dañados en el momento de la lesión. Estos pacientes pueden requerir algún chequeo adicional. Además de las evaluaciones prequirúrgicas usuales, los procedimientos de chequeos comunes incluyen:

•Estudios electromiográficos de conducción del nervio frénico
•Pruebas de función pulmonar, y
•Polisomnografía.

Los pacientes con hipoventilación central congénita, también llamado Síndrome de Ondine, y otras formas de apnea del sueño central, son también excelentes candidatos para marcapaso del diafragma (a corto plazo muchos de estos pacientes optaron por remover la traqueotomía).
Hay otras patologías relacionadas que podrían ser candidatas como la Malformación de Arnold Chiari, derrame cerebral o daño en el tronco encefálico, tumor cerebral, anoxia cerebral, hidrocefalia, atrofia en la medula espinal, encefalitis, meningitis, Siringomielia, mielomeningocele, síndrome ROHHAD, mielitis transversa, síndrome Perry, Sindrome Lesch-Nyhan, entre otros.


¿Cómo se realiza la cirugía?

Hay dos técnicas quirúrgicas que pueden ser usadas para implantar un marcapasos respiratorio. La primera técnica consiste en la ubicación de electrodos en el pecho, sobre el nervio frénico. Al mejorar esta técnica a través de los años sólo es necesaria la realización de una pequeña incisión entre un par de costillas a cada lado (toracotomía). Los cirujanos que experimentaron con cirugía mínimamente invasiva han utilizado técnicas de toracoscopía y técnicas asistidas por robot para hacer aún más simple este procedimiento. La segunda técnica involucra la colocación de electrodos en el cuello. Esta técnica tiene la ventaja de evitar una toracotomía aunque no puede ser realizada en todos los pacientes. Por ejemplo, la anatomía del cuello no está suficientemente desarrollada en los pacientes más jóvenes para hacer esta técnica apropiada para ellos. El promedio de la estadía hospitalaria es de uno a dos días, aunque en algunos casos el procedimiento puede ser realizado en forma ambulatoria (cuando la aproximación quirúrgica es cervical). La decisión acerca de cuál técnica es apropiada para un paciente en particular debe ser tomada por el cirujano que realiza el procedimiento.

¿Requiere de médicos cirujanos con especialización ?

El cirujano no requiere entrenamiento adicional y el procedimiento no es considerado técnicamente dificultoso. Nosotros en Biomagallanes proporcionamos apoyo técnico in situ para cada procedimiento. Usualmente el procedimiento es realizado por:

•neurocirujanos,
•cirujanos cardiotorácicos,
•cirujanos generales,
•cirujanos de cabeza y cuello, y
•cirujanos pediátricos.
Dependiendo de la edad del paciente y de la situación específica, se orienta a un centro o médico experimentado en ese tipo de paciente. Al mismo tiempo, nuestra empresa proporcionará apoyo técnico previo a la cirugía, in situ para cada procedimiento y posterior a la cirugía, capacitando al equipo clínico y familiar.

Conclusiones

A pesar de que el costo inicial de un sistema de marcapasos respiratorio puede ser considerable, debe tomarse en cuenta que la sencillez de uso, la baja necesidad de mantención, insumos, circuitos, etc. Así como la reducción en las complicaciones asociadas al uso permanente de ventilación mecánica, conducen en el corto plazo, a un significativo ahorro económico y a un incremento en la calidad de vida del paciente.

Revise nuestro catálogo de productos